Marilia Samper

 

Me interesa el ser humano y aquello que le impulsa a actuar, a veces, de extrañas formas en determinadas situaciones. En mi escritura trato de explorar esos rincones oscuros del individuo, indagar en sus temores, sus obsesiones, sus anhelos, siempre desde un contexto reconocible, en el que el espectador se pueda sentir indentificado, pero dejando un espacio para lo imaginario y lo poético. Mi escritura es visceral, porque me gusta hablar de lo que golpea: del dolor, de la soledad, de la muerte, de la violencia, porque esos son mis miedos y también los miedos de todos.

Fabulamundi involved Marilia Samper in activities in Bucharest and in Heilderberg.

Marilia Samper, nacida en São Paulo, Brasil, en el año 1974. De madre brasileña y padre sevillano. Tras vivir en diferentes países, a los doce años se instala de forma permanente en España. Pasa toda su adolescencia en Andalucía y allí comienza a introducirsee en el mundo del teatro. Estudia Interpretación en el Instituto del Teatro de Sevilla, y trabaja con diferentes compañías sevillanas, como son Viento Sur teatro, La Matrona y el Centro Andaluz de Teatro. Casi por casualidad, comienza a escribir. Con sus primeros textos premiados y publicados, llega a Barcelona, en el año 2001 y se licencia en Dirección Escénica y Dramaturgia por el Institut del Teatre. Desde entonces ha ido desarrollando su trayectoria como autora y directora, y ha sido representada en los escenarios más emblemáticos de Barcelona.

Teatrografía

2013 / Pequeños Monstruos; estreno el 12 de Julio de 2013 en Nau Ivanow, Festival Grec de Barcelona.
2012 / Udol; estreno 3 de Julio de 2012, en el Teatre Lliure, Festival Grec de Barcelona y Cía. Q-Ars Teatre.
2012 / L’ombra Al Meu Costat; estreno el 3 de Mayo de 2012, Proyecto T6, Teatre Nacional de Catalunya; publicado por Arola editors (2012).
2010 / Dos Punkis y Un Vespino; estreno en noviembre de 2011, Teatre Gaudí Barcelona. Premio de escenificación del Institut del Teatre de Barcelona al mejor espectáculo de texto. 2009 / Pleasure And Pain; estreno en septiembre de 2011 en la Sala Beckett.
2006 / Un Verdadero Cowboy; estreno en agosto de 2011 en Porto Alegre, Brasil; publicado en Editora da Cidade, 2008. Prêmio Carlos Carvalho. Vol. 1/ Concurso Nacional de dramaturgia: 6 – Porto Alegre; Premio Juan de Timoneda de teatro en castellano de la XXIV Edicios de Premis Literaris Ciutat de Valencia 2006. 2º premio del VI Concurso Nacional de Dramaturgia Carlos Carvalho de Porto Alegre (Brasil).
2004 / La orilla perra del mundo; dramaturgia colectiva; estreno en 2005; publicado en Ediciones Akal, S.A. (2008).
2002 / Menú del día; estreno en Septiembre de 2007, País Vasco; publicado en Ñaque Editora (2003). 1º Accesit del Premio Miguel Romero Esteo de jóvenes autores andaluces; 1º accesit del Premio Nacional de jóvenes Dramaturgos Marqués de Bradomín.
2001 / 405; estreno en 2001 por al Centro Andaluz de Teatro en el Teatro Central de Sevilla; publicado en Ñaque Editora (2002). 1º Accesit del Premio Miguel Romero Esteo de jóvenes autores andaluces; 1º accesit del Premio Nacional de jóvenes Dramaturgos Marqués de Bradomín.

– Sombras (L’ombra al meu costat) –

Synopsis: Tres familias marcadas por la pérdida: Un matrimonio que se desmorona ante la desaparición de la hija adolescente; un padre y un hijo incapaces de comunicarse ante la ausencia de la madre; una pareja de ancianos cuya felicidad se ve amenazada por temor a perderse. Atravesados por el dolor, la angustia y la incertidumbre, se enfrentan cómo pueden a su particular tragedia, pero poco a poco sus vidas se irán entrelazando hasta fundirse en una misma historia: la de Alba, perdida en la espesura del bosque, y su propio viaje a través del horror y la salvación.

Personajes: 8

– Fragmentos del texto: Sombras

LA MADRE: ¿Sabes quién es Alba?

El Extraño asiente.

LA MADRE: ¿Sabes dónde está?

El Extraño niega, en silencio.

LA MADRE: ¿Cómo la conoces?
EL EXTRAÑO: Han preguntado a mí por ella. Policia.
LA MADRE: ¿Y qué les has contestado?
EL EXTRAÑO: Que yo nunca he visto.
LA MADRE: ¿Por qué dicen que tú sabes lo que le ha pasado?

El Extraño se encoje de hombros.

LA MADRE: Ahora es su madre quien te está preguntando.
EL EXTRAÑO: (Después de un silencio) Siento mucho, señora.
LA MADRE: ¿No has hablado nunca con ella?
EL EXTRAÑO: No.
LA MADRE: ¿No la ha habías visto nunca?
EL EXTRAÑO: No.
LA MADRE: ¿Nunca te la has encontrado por la calle, o andando por la carretera?
EL EXTRAÑO: No.
LA MADRE: Ella vino caminando por el camino que bordea el bosque. De noche. Es lo último que sabemos de ella. ¿Tú paras por el bosque, no es cierto?
EL EXTRAÑO: Sí.

Silencio. Ambos se miran.

LA MADRE: Vámonos.
EL HOMBRE: ¿Qué?
LA MADRE: No tenemos nada que hacer aquí.
EL PADRE: ¿Cómo?
LA MADRE: Este hombre no tiene nada que ver.
EL PADRE: ¿Te vas a creer cualquier cosa que ese te diga?
EL HOMBRE: Nos está engañando a todos. ¿Se cree que somos imbéciles, o qué?
LA MADRE: Dice que no sabe nada.
EL PADRE: ¿Y ya está? Yo no voy a dejar esto así cuando por fin aparece la posibilidad de saber qué ha pasado con Alba. No me voy a conformar con un “no sé nada” y punto.

Los dos hombres rápidamente se enfrentan al Extraño.

EL PADRE: Me vas a decir qué haces por aquí y lo que sabes de mi hija. Porque la has visto. A mí no me vas a engañar.
EL HOMBRE: ¿Dónde está la niña?
EL PADRE: ¿Dónde la tienes?
EL EXTRAÑO: Yo no.
EL HOMBRE: No te hagas el tonto con nosotros porque te vamos a apretar las clavijas. Y no lo vas a tener fácil, ¿me estás oyendo?
EL PADRE: Mírame a la cara. Dime qué tienes que ver tú con lo que le ha pasado a mi hija.
EL HOMBRE: Esa muchacha ha nacido en este pueblo. La hemos visto crecer. Y no nos vamos a quedar quietos. La vamos a encontrar sea como sea.
LA MADRE: Os estáis equivocando.
EL PADRE: (A su mujer). No te metas ahora. Por favor, no te metas. Déjame hacer esto a mí.
LA MADRE: ¿Hacer qué? ¿Ensañarse con un pobre desgraciado que no tiene la culpa?
EL HOMBRE: Nunca había pasado nada antes aquí. Los chavales entran y salen y nunca pasa nada. Pero aparece este extraño y tu hija desaparece. ¿Vas a creerle más a él que a la misma evidencia?
LA MADRE: No puede ni con su propia alma. Míralo. Es imposible que haya podido hacerle algo.
EL PADRE: Tu ves las cosas a tu manera y quieres que todos las veamos igual que tú. Pero yo necesito que este hombre me explique a mí, que me diga a mí todo lo que sabe de Alba.
LA MADRE: No tiene nada que decirte. Ahí lo tienes, en sus ojos. Ahí puedes encontrar toda la verdad.

El Padre mira al Extraño. Respira hondo, antes de comenzar a hablar.

EL PADRE: No sé quién eres. No sé si puedes entender qué es no saber nada de alguien que es tuyo. Yo no sé nada de mi niña. Si está viva o… No lo sé. Y no hay nada peor. No hay nada. Yo te pido… te suplico que me digas cualquier cosa que me ayude a encontrarla. Cualquier cosa. No me importa nada más. No me importa lo que hayas hecho. Sólo dime lo que sepas. Algo. Lo que sea, para que yo pueda traerla de vuelta a casa.

El Padre espera, ansioso, una respuesta. El Extraño lo mira, asustado y conmovido. La mujer toma por el brazo a su marido.

LA MADRE: Vámonos a casa.

El Extraño la mira.

EL EXTRAÑO: Siento mucho.

Ella le posa una mano sobre el hombro. El Extraño recoge sus bolsas y se dispone a marcharse.

EL HOMBRE: No te acerques nunca más a ninguno de nuestros chicos. Y ándate con cuidado. La próxima vez vamos a ser más los que vengamos a hablar contigo.
LA MADRE: Déjalo ya.
EL HOMBRE: Te diré lo que habría que hacer con ese tipo de gentuza.
LA MADRE: No seamos tan estúpidos de acusar al de afuera cuando el culpable puede estar dentro.
EL HOMBRE: ¿Lo dices en serio? Nadie de aquí podría haberle hecho ningún mal a Alba. No deberías desconfiar de ninguno de nosotros.
LA MADRE: No hay nadie en quien yo pueda confiar ya.